Hipoacusia en niños: ¿cómo saber si mi hijo presenta disminución auditiva?

0
460
Hipoacusia en niños: ¿cómo saber si mi hijo presenta disminución auditiva?

La otitis suele ser la causa más común entre los menores y la principal razón de consulta médica en invierno.

La disminución en la capacidad de escucha de los niños suele pasar desapercibida, ya que se tiende a relacionar con dificultades en el aprendizaje y con la falta de concentración o de atención en la sala de clases. Sin embargo, un caso leve no diagnosticado puede afectar negativamente en el proceso de enseñanza y puede ser un obstáculo para la formación educacional y emocional de nuestros pequeños.

De hecho, de acuerdo al último Estudio Nacional de la Discapacidad en 2022, un 3,9% de los niños, niñas y adolescentes entre 2 y 17 años presenta disminución auditiva en Chile, mientras que un 0,5% padece de sordera y/o o dificultad para oír aun usando audífono.

La hipoacusia se refiere a la pérdida parcial o total de la capacidad auditiva en uno o ambos oídos. Esta puede ser congénita, es decir, presente al nacer, o adquirida después del nacimiento. Algunos de los signos para reconocer la pérdida auditiva en niños son la falta de respuesta a estímulos, el retraso en el desarrollo del habla y el lenguaje, la dificultad para seguir instrucciones, hablar en un volumen más alto de lo normal, como también la dificultad para socializar o prestar atención en clase.

“En el desarrollo de un niño, la capacidad auditiva juega un papel fundamental, ya que juega un rol importante en la adquisición del lenguaje, del desarrollo cognitivo y la socialización”, asegura Andrea Lizama, fonoaudióloga de GAES Chile.

De acuerdo a los especialistas, una de las causas más comunes de hipoacusia en niños se debe a la aparición de infecciones recurrentes: “La otitis es la principal razón de consulta médica en invierno. Se caracteriza por la acumulación de líquido en los oídos y de no ser tratada a tiempo, en muchos casos puede derivar en problemas más graves”, comenta la experta.

La forma más efectiva para abordar la disminución auditiva es a través de un diagnóstico precoz. En esa línea, Lizama afirma que para evitar retrasos significativos del lenguaje y la comunicación es importante realizar pruebas de audición en recién nacidos y niños, ya que el periodo crítico para su desarrollo ocurre durante los primeros años de vida. Al mismo tiempo, es importante Implementar programas de estimulación temprana del lenguaje y de la audición para quienes ya presentan algún grado de disminución, como terapia del lenguaje y también el uso de audífonos u otros dispositivos auditivos según las necesidades individuales de cada uno.

Cabe mencionar que la disminución auditiva no tratada puede tener un impacto significativo en la calidad de vida del niño, pero es responsabilidad de toda la familia. “Esta condición tiende a afectar el rendimiento académico, la autoestima, la confianza y la forma en que se relacionan nuestros hijos con el entorno. Es por esto que la detección temprana y la intervención adecuada juegan un rol muy importante, ya que pueden encontrar el apoyo necesario para desenvolverse de manera efectiva en su entorno”, finaliza Lizama.

 
Google News Portal Red Salud
Síguenos en Google Noticias

Equipo Prensa Portal Red Salud

   

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here